Confitura light de membrillos y manzanas


¡Vamos a por la tercera receta de otoño!


Sí, os lo podéis creer, una confitura que no engorda y que está buenísima.

Es el resultado de uno de mis experimentos con sacarina, os cuento: Mi padre es diabético, por lo que no debe tomar azúcar y desde hace unos años preparo postres adaptados a él, para que no se  quede mirando al plato de los demás y tenga que conformarse con una triste manzana.

Hace un par de años tenía una cantidad enorme de membrillos y como calculé que en casa no los íbamos a tomar todos, decidí hacer una confitura con sacarina que envasada al vacío nos pudiese durar varios meses y así la compartiría con mis padres.

La cantidad que os daré es para más o menos 3 kilos de membrillo (unos 10-12 membrillos). Así podréis calcular y poner más o menos.



Ingredientes
  • 3 kg de membrillos
  • 1 1/2 kg de manzanas
  • 10 cucharadas soperas de sacarina en polvo
  • 1 1/2 cucharadita de canela
  • agua
  • 2 sobres de gelatina neutra (yo utilizo Royal)

Preparación
  1. Pelar los membrillos y descorazonarlos.
  2. Trocearlos.
  3. Pelar las manzanas, descorazonarlas y trocearlas también.
  4. Poner las dos frutas en una olla amplia con un poco de agua (que no las cubra).
  5. Añadir la sacarina, poner a fuego medio y dejar cocer removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera, hasta que la fruta esté blanda.
  6. Mientras tanto en un cuenco que esté seco ponemos la gelatina y le añadimos 1 vaso de agua. Removemos bien hasta su total disolución.
  7. Retiramos las frutas del fuego.
  8. Añadimos la gelatina a las frutas ya cocidas, ponemos también la cucharadita de canela y trituramos bien con la batidora.
  9. Repartimos en botes de cristal de boca ancha. Tapamos bien.

Si no hacemos mucha cantidad se conservan muy bien en la nevera bien tapaditos. Pero si queremos podemos envasarlos al vacío y se conservarán hasta el año próximo.

Esta confitura está buenísima sobre tostadas con queso crema  y también para utilizar como acompañamiento de un trozo de bizcocho o un par de bolas de helado de vainilla. Y todas las calorías que nos podemos ahorrar nunca vienen mal ¿No?


 Por si a alguien le interesa os cuento como preparo los botes al vacío:

  1. Los botes han de ser de boca ancha y estar muy limpios, yo los pongo (botes y tapas) en un olla con agua que los cubra y los dejo hervir unos minutos, después se dejan escurrir y se secan muy bien con papel de cocina. Esto lo debemos hacer sobre todo para prevenir la formación de bacterias y hongos en nuestras conservas.
  2. Llenamos los botes de confitura hasta arriba aún en caliente, les damos unos golpecitos para eliminar las burbujas de aire y los cerramos fuertemente. Los colocamos boca abajo sobre un paño limpio y los dejamos enfriar (yo suelo dejarlos una noche).
  3. Ponemos un paño en el fondo de la olla que vamos a utilizar y colocamos sobre él los botes. Cubrimos con agua fría incluso 2-3 cm. sobre las tapas y ponemos a hervir.
  4. Cuando lleven 15-20 minutos hirviendo apagamos el fuego y los dejamos metidos en el agua hasta que esta esté casi fría.
  5. Sacamos los botes, los limpiamos y ya están listos para almacenarse.

Si queremos utilizarlos para regalar podemos ponerles una tapaderita hecha con un círculo de tela y un lazo, una etiqueta, poner unos cuantos en una cesta...




Espero que os haya sido de utilidad y con esto creo que de momento concluyo las recetas de otoño.

¡Un saludo!



3 comentarios:

  1. ME PARECE UNA RECETA ESTUPENDA Y DULCE AUNQUE NO ENGORDE. Y QUE DECIR DE LA MATERIA PRIMA..... DE PRIMERA.

    ResponderEliminar
  2. hola esta receta e ve rica,y mas sin azucar que es lo que mas me gusta!!me puedes decir como preparar mermelada de moras?gracias,y me encantan tus recetas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      La mermelada de moras para hacerla sin azúcar lo tenemos más difícil, porque las moras tienen bastante acidez y a la gelatina le cuesta un poco más espesar.
      Yo la hago con frambuesas y no queda tan compacta como la mermelada pero está buenísima. Te cuento, lavamos bien las frutas y las ponemos en un cacito con un poquito de agua a fuego lento, añadimos la sacarina y dejamos cocer hasta que se deshagan, preparamos la gelatina como explico en la receta pero con la mitad de agua y la añadimos, después seguimos el mismo proceso que con los membrillos.
      Espero que te salga bien y que me lo cuentes.
      Gracias por pasarte por aquí.
      Un beso

      Eliminar